miércoles, 11 de noviembre de 2009

ADECUADO USO DE LA COMA EN LA REDACCION


El uso correcto de los signos de puntuación es fundamental a la hora de redactar cualquier tipo de texto.

Debemos saber que el buen empleo de las comas nos permite, entre otras cosas, lograr una adecuada entonación de cualquier frase, así como a conseguir la claridad en el mensaje que queremos transmitir.

La coma indica una pausa breve que se produce dentro del enunciado. Y en la mayoría de los casos, la coma se corresponde con una pausa en la entonación, pero hay casos en los que la coma es obligada en la escritura sin que exista pausa obligada en la entonación.

El uso de la coma no siempre es indiscutible, pero un mal uso de ella -como por ejemplo el exceso o falta de comas- puede hacer incomprensible cualquier texto, ya que el cambio o supresión de este signo de entonación puede transformar totalmente el sentido de una frase.

COMAS OBLIGATORIAS

Se emplea para separar los miembros de una enumeración (grupos de palabras de igual clase o función), salvo el último elemento si este va precedido por las conjunciones: y, e, o, u. Por último y en general, se separan siempre con comas dos complementos del mismo tipo.

Te lo comunicaré a finales de año, unos días antes de las vacaciones de Navidad.

Cuando los elementos de la enumeración constituyen el sujeto de la oración o un complemento verbal y van antepuestos al verbo, no se pone coma detrás del último:

El perro, el gato, los peces y los pájaros son animales mamíferos.

No obstante, se coloca una coma delante de la conjunción "y" cuando la secuencia que encabeza expresa un contenido (consecutivo, de tiempo, etc.) distinto al elemento o elementos anteriores:

-Hicieron la compra, limpiaron la casa, y se fueron a jugar al parque.

Para finalizar, será recomendable el empleo de la coma cuando une oraciones de cierta extensión y distinto sujeto, y, especialmente, cuando el contenido es también diferente:

-Jaime me comentó muchas cosas acerca de sus problemas conyugales, y yo no supe cómo consolarlo.

La coma se sustituye por punto y coma con el fin de separar partes del enunciado que ya llevan comas, pero el último elemento ante el que aparece la conjunción copulativa, va precedido de coma o de punto y coma:

-En el armario puso sus trajes; en los cajones, sus jerseis, y en la mesita todo lo demás.

También se ponen comas delante de las conjunciones "y, o y ni" cuando nos encontramos con dos o más oraciones unidas ya por alguna de estas conjunciones, o cuando nos encontramos con dos o más sintagmas que ya contenían dichas conjunciones:

-María duerme poco y come menos, y no deja de trabajar a todas horas.

Se escribe una coma para aislar y destacar un vocativo dentro de la frase y cuando el vocativo va en medio del enunciado, se escribe entre comas:

-Escucha, Julio, no quiero repetírtelo dos veces.

COMAS OPCIONALES

En este apartado nos vamos a basar, sobre todo, en el artículo de Ovidio Cordero Rodríguez "La coma, un signo carismático".

Si ponemos comas en las oraciones copulativas y disyuntivas entre dos secuencias cortas, se consigue transmitir o señalar mayor énfasis. De este modo, destacamos el último término:

-Este domingo por la tarde, iremos al cine, o saldremos a tomar algo.

En ocasiones, es necesario el uso de la coma para evitar confusiones, como, por ejemplo, delante de un relativo, si aparece separado de su antecedente:

-Pedro es un amigo de Luis, que vive en Valencia.

También se suele poner coma cuando precede a otra conjunción o cuando se enlazan elementos en los cuales ya existía una conjunción:

-Al final le ha dicho que venga, y porque no dejaba de insistir.

En el caso de las conjunciones o expresiones conjuntivas (pues, por tanto, así pues, por consiguiente...), pueden dejar de ir entre comas si en su entorno aparecen otras comas más importantes:

-Habíamos tenido muchas visitas, estábamos cansados, etc., y no quisimos por tanto salir esa noche fuera.

Por último, tenemos otro caso, curioso, es el de "por ejemplo", ya que hay casos en los que no funciona como inciso (entre comas), sino que adquiere un valor adverbial similar al de "como":

-A veces me voy paseando, por ejemplo cuando voy al trabajo.

USO INCORRECTO DE LA COMA

Debe evitarse separar el sujeto y el predicado mediante coma:

-Las estanterías del rincón, estaban perfectamente organizadas.

Se exceptúan, como ya hemos visto, los casos en que media un inciso entre sujeto y predicado o cuando el sujeto es demasiado largo:

-La nueva terapia, como ya ha quedado apuntado anteriormente, permitirá avanzar en la ciencia.

Las oraciones subordinadas sustantivas no se separan con comas de la oración principal:

-Nos prometieron, que vendrían ese domingo a visitarnos.

Tampoco se separan con comas las causales introducidas por la conjunción "porque" a no ser de que se trate de una pseudocausal e introduzca una consecuencia y no una causa:

-El suelo está mojado porque anoche llovió.

No debe colocarse la coma detrás de la conjunción "pero" cuando ésta preceda a una oración interrogativa:

-Pero..., ¿te aprobaron al final?

Sí se pueden poner puntos suspensivos:

-Pero... ¿te aprobaron al final?

No se separan tampoco entre comas las consecutivas intensivas con las conjunciones "tan... que, tanto... que, tal... que":

-Está tan ocupado que apenas tiene tiempo para divertirse.

No se debe poner coma entre las dos partes de un predicado compuesto:

-Los resultados obtenidos en el experimento, y todas las pruebas realizadas en el laboratorio contradijeron la hipótesis e indicaron que ésta era errónea.

No usaremos comas ante paréntesis o rayas:

-Cuando llegó del despacho, -sobre las cinco de la tarde- lo contó todo.

No usaremos tampoco la coma para separar las partes de una medida:

-3 min., 30 seg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada